Novedades

La historia del té desde sus orígenes hasta hoy (Parte 3)

Publicado el : 24/05/2018 23:20:45
Categorías : Cultura del té Rss feed

La historia del té desde sus orígenes hasta hoy (Parte 3)

EL AUGE DE LA PORCELANA

A mediados del siglo XVIII los artesanos de Europa empezaron a perfeccionar el proceso de fabricación de la porcelana hasta mediados del siglo XIX. La porcelana procedente de china se empezó a estudiar y a vender en Europa e Inglaterra, donde experimentó un boom ya que se empezaba a poner de moda los juegos de porcelana de té.

En 1840, los británicos intentaron cultivar té, sin éxito, en Ceylan (Sri Lanka)

 

TE EN EL MAR

En la primera mitad de siglo XVIII, los barcos británicos tenían que hacer un recorrido desde la India y China, alrededor del cabo de Buena Esperanza (África) y llegar hasta Gran Bretaña y de ahí saltar hasta América. Con la invención de una nueva nave, llamada Clipper, con un diseño más bajo, lustroso y de velas cuadradas, ayudó a reducir los tiempos, llegando hasta los 20 nudos por hora, llevando cargamentos de té a puerto en la mitad de tiempo que los buques más viejos. EL barco Cutty Sark, uno de los últimos barcos mercantes en ser construido, transporto té hasta que llegó su jubilación en 1877.

EL CANAL DE SUEZ

El canal de Suez abrió sus puertas en el año 1869, haciendo que pasasen los barcos de vapor desde los países productores de té hasta Europa y norte América, con el consiguiente ahorro económico y de tiempo que esto suponía. El paso era rápido para estos buques de vapor, que con el tiempo fueron aún más grandes y más rápidos, lo que permitió que el mercado occidental bebiera té más fresco y de mejor calidad.

 

En 1869 Los británicos empezaron a cultivar té en Sri Lanka. La disponibilidad del té condujo a una caída dramática de los precios.

 

TÉ DE LA INDIA

En la segunda mitad del siglo XIX, las plantaciones de té prosperaron en India, y nuevas tierras fueron limpiadas y preparadas, cada año, para el cultivo del té durante el reinado de la Reina Victoria (1837 – 1901). La India produjo excelentes calidades de té negro que fueron demandados por Europa, Australia y Norte américa.

 

LA PARADA DEL TÉ (TEA BREAK)

Con la llegada de la revolución industrial y en su pleno apogeo a finales del XIX, en las fábricas los trabajadores tuvieron que soportar turnos más largos de trabajo. Los gerentes de las fábricas empezar a servir tea frio a sus trabajadores a media mañana y en la parada de la tarde. Esta costumbre empezó a ser conocida como “tea break”. En ese momento, los sirvientes del hogar comenzaron a recibir una asignación o paga de té.

 

Thomas Sullivan, un comerciante de té de Nueva York, envío en 1908, muestras de té a clientes en bolsas de seda, y sin querer popularizó las bolsitas de té.

 

AFTERNOON TEA

A finales del siglo XIX, el afternoon tea empezó a ser un ritual en Inglaterra, tanto para la aristocracia como para la clase media.

Las damas entretenían a sus amigos más cercanos para tomar el té en casa usando vestidos hechos especialmente para la ocasión. Eran vestidos sueltos que se llevaban sun un corsé. Las tiendas de té abrieron en las calles más importantes y principales de las ciudades llegando a ser muy conocidas por la gente de la zona.

 

LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

El té jugó un papel clave en el impulso de la moral británica durante la segunda guerra mundial. Aunque el té fue racionado a 56g por persona, se otorgó más a las tropas y a los que trabajaban en los servicios de emergencia.

Como las rutas de envío a América del norte fueron bloqueadas como resultado de la guerra, solo el té negro podría enviarse a través del Atlántico. Al final de la guerra, los norteamericanos dejaron de beber té verde por completo.

 

Antes de la segunda guerra mundial, los tés verdes chinos y japoneses representaban el 40% de todo el té consumido en América del Norte.

 

El té sigue hasta nuestros días abriéndose paso en miles de casas de todo el mundo, haciendo que esta bebida sea la segunda más consumida, después del agua.

Desde Punto de té, aportamos con nuestro granito de arena, la cultura del té en todos los hogares de nuestros clientes, haciendo, humildemente, nuestra propia pequeña historia.

Entradas relacionadas

Share